Jesucristo Vendrá Otra Vez

El Señor Jesús vino a este mundo para redimir al hombre de su estado perdido y después regresó otra vez al cielo. Él vino en humildad, en forma de hombre, tomando forma de siervo (Filipenses 2:7). Él murió por el pecado del mundo, fue sepultado, resucitó al tercer día (1 Corintios 15:3-4), y ascendió al cielo (Hechos 1:9). Fue visto por los apóstoles y más de quinientos creyentes después de la resurrección. Después de ser llevado al cielo, dos ángeles dijeron a los discípulos que Su venida iba a ser como Su ida. Nadie sabe cuando regresará el Señor. Es sabido por Dios únicamente. Puede ser a la tarde, a la medianoche, a la mañana o al mediodía (Marcos 13:35). “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis” (Mateo 24:44).

Algunos han predicho el tiempo de Su venida, aun hasta el día y la hora: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre” (Mateo 24:36). Él vendrá pronto (Apocalipsis 22:7) como un relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente. Él vendrá inesperadamente como ladrón en la noche (2 Pedro 3:10): “Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra” (Lucas 21:35). El Señor, en Su sabiduría infinita, determinó que no supiera el mundo el tiempo de Su venida para dar a cada hombre su galardón según sea su obra (Apocalipsis 22:12). El pecador, sabiendo que esto puede suceder a cualquier hora, se anima de hacer su decisión por Cristo. “Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: VELAD” (Marcos 13:37).

Señales de los Tiempos y de Su Venida

El Señor mismo ha dado indicaciones por las cuales podemos determinar cuando Su venida está cerca. “De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca [la venida del Señor], a las puertas” (Mateo 24:32-33). Habrá:

  1. Tiempos Peligrosos (Timoteo 3:1-5).
  2. Falsos Cristos, Profetas (Mateo 24:11, 24; Marcos 13:22).
  3. Una Apostasía de la Fe (1 Timoteo 4:1-2).
  4. Nación Levantándose Contra Nación (Mateo 24:7).
  5. Angustia de Gentes Con Perplejidad (Lucas 21:25).
  6. Guerras y Rumores de Guerras (Mateo 24:6).
  7. Señales en el Sol, la Luna y las Estrellas (Lucas 21:25).
  8. Desfalleciendo los Hombres por el Temor (Lucas 21:26).
  9. Terremotos, Hambres y Pestes (Mateo 24:7).
  10. Hombres Diciendo: Paz y Seguridad (1 Tesalonicenses 5:3).
  11. Días Como en el Tiempo de Noé (Mateo 24:37).
  12. Burladores, Andando Según sus Malvados Deseos (Judas 16-18).
  13. Burladores Ignorantes (2 Pedro 3:3-10).
  14. Multiplicación de la Maldad, Amor Enfriado (Mateo 24:12).
  15. Allegando Tesoros para las Ambiciones Carnales (Santiago 5:1-5).
  16. Amadores de los Deleites y Piedad Formal (2 Timoteo 3:4-5).
  17. Malos Hombres Yendo de Mal en Peor (2 Timoteo 3:13).

Con el aumento de la maldad y el amor enfriado hay muchos vástagos de maldad no mencionados especialmente en las Escrituras, que están brotando. Algunos ya se convirtieron en hojas, y aun otros ya en ramas. Están apresurando el regreso de nuestro Señor. La fornicación y sus aliados, el adulterio, el divorcio y segundos matrimonios, el delito adulto y juvenil están en aumento rápido y han llegado a ser tan grandemente esparcidos que aun los oficiales del gobierno se encuentran alarmados a causa de ellos. Estas cosas están escritas: “para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles” (2 Pedro 3:2). Los pecadores temerán y los santos se regocijarán de Su venida.

¿ESTÁS LISTO? ¿Hay alguna cosa en tu vida que no te permite decir de todo tu corazón, “Ven Señor Jesús?” ¿Tienes paz para con Dios, tus hermanos, vecinos y enemigos? Amar a todos, perdonar a todos, confesar todo, hacer restitución; todo tiene que ser cumplido. La lámpara de tu vida cristiana debe tener aceite, estar ardiendo muy bien arreglada para que brille lejos y tus amigos y otros puedan ver la luz y prepararse también.